sábado, 23 de octubre de 2010

El top ten de la semana: 10 argumentos contra las compañías multinivel

(MUY LARGA) ADVERTENCIA Si crees que trabajar para una compañía multinivel te dará -rápida y fácilmente- salud, dinero y hasta belleza, este post no es para ti. He de comenzar precisando varias cosas: soy absolutamente incapaz de integrarme gustosa al fabuloso mundo de las ventas (ni en legítima defensa podría vender algo); me cuesta mucho -entiéndase el cuesta en su sentido más amplio- embarcarme en la complicada labor de comprar productos, incluso aquellos que, para muchos, podrían resultar indispensables; no creo en el maquillaje, ni en el crédito, ni en las ofertas y mucho menos en las rebajas (aunque sean de otoño y en el Palacio); soy algo así como una intelectual (en ciernes) rojilla y proletaria de familia nada numerosa, es decir, una pobre estudiante de tiempo completo que en sus ratos libres visita a sus papás y ejerce distintos oficios -salvo el de vendedora, claro está- para concretar la vida cotidiana; y, por último, soy muy escéptica con respecto a la efectividad de todo tipo de medicinas, terapias y hasta gadgets que existen pa' vivir "saludablemente" (prefiero orar y esperar a que el propio cuerpo combata el resfriado antes de tomarme un tecito o de salir corriendo por un humidificador y por supuesto que no hay aspirinas en mi casa). Para mi infinita fortuna, la Vida me ha hecho y me ha mantenido bastante sana. Ah, y encima no olvidemos que, dadas mis (de)formaciones profesionales, el 99% de las salvedades que le encuentro al mundo son ideológicas... Hechas estas precisiones, ora si hablaré de lo que esta vez me truje: un top ten, como hace muchísimo no escribía (aplausos, ¡ja!), contra las compañías multinivel [1].

1. Pagar cualquier monto para que le "dejen" a uno empezar a comprar es una mala idea (así de simple).

2. Comprar grandes cantidades -y, por si fuera poco, muuuy frecuentemente- de un mismo producto que, la neta, resulta prescindible es una peor idea (si se tratara de leche o arena para gatos sería otra historia porque nunca están de más). Lo llaman "inversión inicial", requisito irreemplazable para entrar a cualquier multinivel, pero ¿para qué demonios quiero yo 30 latas de jugo mágico, exótico y afrodisíaco o 15 frascos de sofisticadísimas cremas magnetizadas e ionizadas al mes si, materialmente, no podría acabármelas (ni aunque mis gatitos me ayudaran) y, segurito, tampoco podría venderlas?

3. Adquirir a través del multinivel una pinche almohada o cepillo de dientes o purificador de agua al triple o cuádruple o quíntuple de lo que puede comprarse en cualquier otro lado, nomás porque el catálogo dice que es lo último de lo último y que además tiene propiedades milagrosamente curativas, es dar cuenta de que uno nunca, pero ni de pasadita, ha leido la Revista del Consumidor.

4. Gastar una fortuna por asistir a reuniones, simposios, retiros y cursos en locaciones paradisíacas o para hacerse de exclusivos "materiales" carísimos que -¡podría apostarlo!- manejan un discurso pobrísimo, de sentido común y maquiavélicamente manipulador es una barbaridad. Una cosa es la necesaria capacitación -que cualquier empresa medio decente le ofrece de manera gratuita (o semi gratuita) y constante (o ahí cada vez que se puede) a sus empleados- y otra cosa muy distinta es ordeñarle dinero a la gente de manera cínica y voraz.

5. Convencerse religiosamente, sin asomo a duda alguna (y, de paso, convencer a los demás), de lo redituabilísimo que es el multinivel y de lo super benéficos que son tooodos sus productos -hasta el punto de creer no poder vivir sin ellos- semeja más la psicología del adicto o de aquel embaucado en una secta que la del hombre o la mujer de negocios.

6. Pensar que la familia, los amigos, los conocidos, los desconocidos y cualquier cristiano o cristiana que uno se tope en la calle lleva dentro un exitosísimo vendedor en potencia y nomás está esperando a que uno lo "entrene" para que le caiga del cielo el negociazo de su vida es una ingenuidad. Para ascender en la pirámide que todo multinivel implica es necesario reclutar -de donde, ¡qué importa!- hartísima gente que es muy probable no tenga el don de vender (porque, ¡me cae que ese don existe y no se da en los árboles!).

7. Trabajar para un multinivel, cuya tasa de deserción es generalmente superior al 90%, es como tirarse a un río, con todo y soga amarrada al cuello con su correspondiente bloque de cemento al otro extremo o, de plano, puede equipararse a creer que uno segurito sí se saca la lotería o se casa con un multimillonario o multimillonaria porque ¡cómo chingados que no está en mi destino alcanzar el éxito!

8. Apostarle a trabajar en un multinivel porque "te vuelves tu propio jefe" o "tienes tus propios horarios" o "logras la libertad profesional y, sobre todo, financiera que siempre anhelaste" es engañarse de lo lindo (con el trabajo freelance, por cierto, es posible conseguir justo esa situación laboral: sudando la gota gorda, viviendo en la incertidumbre absoluta y, eso si, a larguísimo plazo). El hecho de que sólo uno entre miles, en efecto, lo logre (quien sabe por qué artes) no significa que la contadísima excepción se transforme invariablemente en la regla.

9. Confiar cándidamente en la ética profesional, integridad empresarial, compromiso social o, ya en el colmo de la ceguera, buena fe de un multinivel es como ser una linda ovejita que se mete feliz y voluntariamente a la negra boca del lobo. Las más de las veces, el multinivel no gasta un céntimo en publicidad para sus productos (pos si ni le hace falta); sin importar cuán efectivos y sanadores sean éstos, no los ofrece en ninguna farmacia, supermercado o tienda departamental (pos es que, de hacerlo así, se acabaría el negocio mija); no da explicaciones concluyentes sobre cómo lo que vende hace las (supuestas) maravillas que hace; no acepta devoluciones ni cambios; y, encima, tampoco dedica ni siquiera una raquítica suma de dinero a la seguridad social de sus "representantes" (pos... ni que fueran viles empleados): ¡que derechos laborales ni derechos del consumidor ni que ocho cuartos!

10. Suponer que en una estructura piramidal, tarde o temprano, todos ganan y nadie pierde es no tener idea de las muchas formas en que la esclavitud moderna se ejerce. Es como suponer que las "tiendas de raya" son cosa del pasado (ahí están Famsa y Elektra), que no existe explotación infantil o que la epidemia de VIH/SIDA es un cuento chino...

NOTA
[1] Una compañía multinivel, como indica su nombre, se organiza a través del llamado marketing multinivel que tiene tres características esenciales: la venta directa de los productos, gracias a la recomendación de boca en boca; la creación de redes para expandir el alcance y volumen de tales ventas; y la consolidación de jerarquías piramidales, así como la implementación de sistemas de compensación, para determinar los ingresos totales de cada miembro de la red. Ejemplo de multiniveles que operan en México y otros países del mundo son: Amway, Avon, Mary Kay, Herbalife, XanGo y Nikken. Para leer el artículo en inglés de Wikipedia sobre el marketing multinivel, pícale aquí.

8 comentarios:

Beatriz dijo...

Siempre he querido escribir sobre esto pero como lo mío es la escritura ombligatoria, nunca me centro. Aprovecho que tú sí escribes de cosas que le interesan al mundo (o deberían interesarle) para decir lo siguiente:
a) Yo tampoco puedo vender nada. A veces ni siquiera mi trabajo porque me da pena cobrar. Si me da pena cobrar más pena me daría reclutar gente para un negocio. No puedo pensar en mis amigos como clientes potenciales. También porque en general, mis amigos no son clientes potenciales.
b) Todo aquello que incluya en su discurso las palabras "éxito", "ganador", "líder", "emprendedor" me da urticaria. Estas palabras puestas en un slide show o en un power point, me convierten la urticaria en sarna.
c) Efectivamente, las multiniveles se aprovechan de los vacíos legales en lo que concierne al trabajo, pero también en lo que se refiere a los productos. Quizá no hagan daño y hasta puede que hagan bien, pero ¿comprar agüita de jamaica a cien pesos los 100 ml. promocionándola como diurético adelgazante mineralizado y super natural? Es una transa por donde se vea. Después se curan en salud diciendo que son "suplementos" y no "medicamentos" Todo puede ser un suplemento cuando hay tantas carencias de milagros.
d)Las multiniveles ofrecen dos de las tres clásicas cosas que se desean en todo brindis que se precie: salud y dinero. Por eso mismo su irrupción estelar se renueva con las crisis. Últimamente he visto gente con el botón de "Me siento magnífico, pregúntame cómo" Yo en su lugar, me sentiría idiota, pero aparte de eso y de que me parece noventerísimo (no aprendemos, me cae), hay que exhibir ambas cosas y si no se nos nota, pegamos el botón a la chamarra o la estampita al coche. El dinero, bueno, como esto suele ser una trampa para arribistas, el dinero sale de donde no existe.
En fin, ya me quedé tranquila con mi perorata. Ya sé qué yo tengo mi blog, pero me gusta divagar en el tuyo.
En lo único que creo es en el tupperware porque sí son herméticos y nunca me han fallado. Cuando quieras, hacemos una tupper fiesta y te muestro el molde de gelatinas, jajajajaja.

nimbemon dijo...

¡¡¡Beatriz!!! No podría estar más de acuerdo contigo. Ahora que te leo caigo en cuenta de que si yo misma tampoco puedo vender mi propio trabajo, muchos menos tupperware (lo de los moldes de gelatina es una oferta interesante, ¡ja!). Descuida que tu siempre puedes divagar por estos lares ;) Besos, n.

Dra. Pino dijo...

jajajajajajajaja
Yo si, he entrado a multiniveles, porque por un extraño twist del destino, he salido buena para las ventas. Estuve en Herbalife-me siento magnífico- pero su producto no es uniforme, me tomé un licuado proteíco del cual una lata estaba buenísima y a la siguiente lata estaba yo muerta de hambre por su poco valor nutritivo; así que lo dejé.
También vendí Nikken, porque m laten muchísimo las plantillas, aunque allí no gané dinero, me quedo con los productos.
Beatriz por supuesto que tiene razón, pero por sus características, topper vendes una vez a tus amigas y después tienes que esperar 20 años a que se descomponga el moldecito para vender uno nuevo.
Por favor gentes, no sigan mi ejemplo y digan NO al multinivel!!!

nimbemon dijo...

¡¡¡Dra. Pino!!! ¡No sabía que era usted buena pa' las ventas! Le dejo un beso, n.

Moy dijo...

Pues #yoconfieso que tengo una tía materna que desde hace más de 10 años se dio de alta como vendedora en Yves Rocher que es como Avon pero a la francesa y "para gente más nice". Ella estudió enfermería y lueog de años y años de servicio se jubiló y ha salido muy buena para eso al grado de que tiene un buen nivel de vida que obvio no obtiene de su pensión de jubilada,vive en un residencial de clase media-alta en Cuernavaca y hasta se ha ido de viaje por varios lugares y todo gracias a esta empresa... Eso sí yo creo que no todo mundo sale bueno para las ventas, igual que tú Montse y Beatriz yo soy pésimo, me hago bolas porque nunca aprendí bien a hacer cuentas (por eso estudié comunicación y no finanzas). También se me hace tan difícil eso de andar persiguiedo gente para que me pague.
Las compañías multinivel son exitosas porque con una bola de señoras (y algunos señores) se ahorran tener empleados en las áreas de ventas; las señoras les compran sus productos y entonces la compañía ya ganó y ya es bronca de la vendedora si logra revenderlo para recuperar su gasto y obtener alguna ganancia. Yo dudo que, a menos que seas talentoso como mi tía, y tengas otra fuente constante de ingresos, no es tan fácil alcanzar el "éxito" que te prometen estas compañías.
También #yoconfieso que me dieron de alta en Yves Rocher, por lo que tengo un número de "asesora" y puedo hacer compras a precios bajos de estos productos que, bueno, no se me hacen malos al menos no como Avón, Mary Kay, o Tupperware... Así que, como Dra. Pino, compro a precio de "asesora de belleza" y me quedo con geles de baño aroma a cacao, crema reafirmante, bloqueador solar, y shampoo anticaída y anticaspa que, por lo menos me hacen creer que no experimentan con animales para hacerlos y son 100% de origen vegetal.

nimbemon dijo...

Ay, Moy: no sabía de tu historia con los multiniveles, interesante confesión, ¡ja! Saluditos, n.

Lydia dijo...

Hi, nice blog & good post. overall You have beautifully maintained it, you must submit your site for free in this website which really helps to increase your traffic. hope u have a wonderful day & awaiting for more new post. Keep Blogging!

Anónimo dijo...

Me gusto la información y la manera en que escribes. Me ayudo a debatir a unos bravos del multinivel!!