jueves, 19 de noviembre de 2009

FarmVille

Ayer decidí tomarme un descanso del mundanal ruido de la ciudad y de tanto reventón y me fui a mi granjita. Me puse a sembrar fresas, berenjenas, un poquito de arroz, soya, calabazas y hartos calabacines. Mis buenos vecinos me regalaron varias pacas de heno y una carpita blanca de descanso monísima. Las fresas se dieron tan rápidamente que con el dinero de su venta me compré dos topiarios en forma de borrego y unos cuantos metros de cerca blanca. Ayyy, ¡cómo me gusta mi granjita! He aquí una foto (la del mohawk morado soy yo y los destellos sobre mis parcelas son efecto del fertilizante virtual):


Pues si: caí en la trampa de FarmVille y ahora soy una granjerita virtual. FarmVille es un juego de Zynga, empresa desarrolladora de este tipo de aplicaciones para Facebook y MySpace situada en San Francisco, California, y resulta una simulación en tiempo real de una granja con todo lo que esto implica: uno ara la tierra, compra semillas y las siembra, espera a que se den los frutos del arduo trabajo y con solo un click los cosecha, por lo cual recibe monedas de la "venta" de los productos que funcionan para empezar el ciclo otra vez. También se pueden comprar animales -desde ovejas blancas y negras hasta elefantes morados-, árboles de todo tipo cuyo fruto madura poco a poco, decoraciones -desde estanques de varios tamaños hasta espantapájaros rosa-, edificios -desde casas solariegas hasta quioscos [1]- y vehículos como tractores y cosechadoras con todo y combustible. También se puede expandir el terruño y convertirlo en toda una plantación. Eso si: todo depende de cuántos niveles se alcancen en el juego, lo que va permitiendo que se abran más opciones de artículos para comprar, y de cuántas monedas se tengan (aunque también se pueden comprar créditos para jugar con dinero de verdad). Como dice Marcela: hacerse de la granjita virtual es un gran paso en el ciberocio.

FarmVille es el juego de Facebook que ha crecido con más rapidez: fue lanzado el 19 de junio de 2009 y para el 9 de noviembre sumaban ya 63.7 millones de usuarios activos. Me parece sorprendente que habiendo juegos como Mafia Wars (que también desarrolla Zynga y solo en Facebook tiene 25.9 millones de usuarios activos) quienes están en Facebook prefieran la paz y tranquilidad de una granjita a las emociones fuertes de los ambientes virtuales atascados de sangre y violencia [2]. Se pueden adelantar infinidad de razones por las que esto sucede, pero me parece que el gran atractivo de FarmVille consiste en la mezcla de tres factores: la posibilidad de crear un espacio propio, una representación virtual de la persona y su mundo [3]; la competencia entre jugadores (ver quien tiene más cerezos, más tortugas, más carretas, más...); y la solidaridad entre los mismos (uno puede ayudar a los vecinos en sus granjitas al fertilizar sus cosechas, por ejemplo). El énfasis de FarmVille se centra en la acumulación de bienes y la expansión del terreno ya que la interacción entre jugadores está muy limitada: solo se puede visitar la granja del vecino para ahuyentar a los topos, cuervos o zorros que asustan a sus animalitos, barrer las hojas caidas o desyerbar las parcelas. O sea: FarmVille saca a relucir al pequeño terrateniente que uno lleva dentro.

Además están las características de personalidad que pueden intuirse cuando se visita la granjita de un vecino: lo primero que a mi se me ocurrió (pero me hacen falta monedas para concretarlo) fue cercar completamente mi granja. ¿Qué tal que llegan unos vándalos campiranos y me destrozan los cultivos porque aún no tengo animalitos que se puedan robar? Hay granjas super ordenadas, granjas descuidadas, granjas bien fashion y otras que harían palidecer de envidia al mismísimo Enrique "Copetitos-Astro Boy" Peña Nieto.

FarmVille equivale a horas y horas de sana, sanísima diversión. Aquí no se matan cerditos ni se castran toros (porque no hay toros), nomás se echan a perder los cultivos si uno no los cosecha a tiempo (lo que requiere horas y horas de cuidado y atención). El problema es que por andar de granjerita virtual se le olvida a uno trifulquear sobre asuntos reales de importancia. En una de esas, el objetivo secreto de FarmVille es hacernos unos agricultores-ganaderos-latifundistas tan buena onda que la problemática situación del mundo nos pase por encimita, siempre y cuando avancemos otro nivel en el juego.

NOTAS
1. Hasta que entré a FarmVille me enteré de cual es el fantástico nombre en inglés para los quioscos: gazebos.
2. Tal vez este comentario sea extremadamente incorrecto, pero a mi enferma imaginación se le ocurre una versión de FarmVille en que existen cuatreros malaonda que se roban tus vacas, miembros del KKK que incendian tu granero (con todo y esclavos adentro) y multinacionales que te demandan porque sus semillas transgénicas de patente infestaron tus cultivos... Ahhh, las posibilidades del horror son infinitas...
3. Como sucede en YoVille, otro juego de Zynga para Facebook y MySpace, en el cual el usuario crea su propio departamento y lo va decorando en función del dinero que logra por trabajar y realizar otras actividades. Pero YoVille solo tiene 7.8 millones de usuarios activos en Facebook: entonces, ¿cuál es el gran atractivo de la vida campirana?

Información sobre Zynga, FarmVille y Mafia Wars, cortesía de Wikipedia.

4 comentarios:

Hermes dijo...

el gran atractivo de la vida campirana es la mayoria de los que juegan farmville juegan encerrados en su cuarto, probablemente en la ciudad... es como buscar aire libre.... virtual XD

Kurumo MI dijo...

Mmmm... Se lee interesante el jueguito, pero he de compartirte que soy todo un "adicto" a la cibersangre, jaja... Literalmente, jaja. Resulta que desde hace como 10 meses juego algo llamado Mob Wars, en Facebook, y me gusta, principalmente, porque da la oportunidad de hacerse de cientos de propiedades (hoteles, teatros independientes, terrenos baldíos, ja!) en ciudades como New York, Chicago, London, etc... Digamos que ahí saco al mafioso poderoso que traigo dentro, jajaja...

Sí, sí, lo de la cibersangre aún no lo explico, je. También soy fan de un jueguito llamado Vampires Wars, y ahí, lo que más disfruto -sonaré un tanto perverso, en el sentido freudiano, para variar, jaja- es el avatar que puedo vestir de acuerdo con mis gustos, y también adoro la idea de tener esclavos humanos y llevar a cabo misiones increíbles.

Efectivamente, creo que muchos hemos caído bajo el embrujo de los juegos que nos plantean posibilidades que serían impensables en nuestras mortales y citadinas vidas. Saludos!

Viridiana / Hafiza dijo...

Sí, yo también caí en las redes de a cyber vida campirana y debo decir que me siento en total sintonía, pues a mí también me gustaría una versión un poco más "alborotada" en la que existiera un espírtu evil que le dira más emoción a la calladita vida de granja. A pesar de ello, sigo cosechando, esperando que en algún momento ocurra algo más... já.

The fool dijo...

Me gustaba jugar Mafia Wars, era divertido hacer trabajos sucios y elegir mis armas.
Cuando me enteré que en la granjita no podía sepultar cadáveres de Mafia Wars (sería bonita conectar ambas aplicaciones, granjero de día, mafioso de noche), preferí no entrarle.
Saludos!