miércoles, 27 de enero de 2010

Desatinos

Horas inconvenientes. Cero sobriedad. Y desearía escribir sobre... Autocensura: me limito, me restrinjo, me condiciono... ¿Por qué se vuelve tan difícil, a estas alturas del partido, escribir -¡qué va!- hablar de ciertos asuntos, de ciertas personas, de ciertos momentos? Quisiera tener la frescura de hace algunos años: tal vez eso era desfachatez más que sinceridad. ¿A dónde se fue todo el mundo? Creo que aquí solo quedan unas cuantas colillas, tres gatos dormidos y un montón de cosas por decir. A penas es miércoles...

3 comentarios:

Numa dijo...

y a veces los desatinos dan justo en el blanco, ¿no crees?

nimbemon dijo...

Gracias por tus palabras Numa: pareciera que a pesar de tanto debraye aún me queda algo de puntería. Esta noche andaba buscando un interlocutor y, al parecer, todo el mundo se había ido a dormir menos tu...
Saludos desvelados, n.

El Soviético Tuxtleco dijo...

Muy cierto.