martes, 5 de enero de 2010

Regalos regios

Este año no voy a colocar ni zapatos ni calcetines cerca del árbol (porque no tengo) (árbol, digo, zapatos y calcetines todavía tengo). Tampoco voy a esperar a la mañana del 6 de enero para ver si Melchor, Gaspar y Baltazar pasaron por aquí y dejaron un regalito. Basta de esperas: este día de Reyes -qué va, ¡lo haré todo el mes, todo el año!- voy a dejar la comodidad de mi cueva y me lanzaré a las calles, audaz y resuelta, para buscarme un regalo yo solita. No soy muy exigente para los regalos, nunca lo he sido; algo discreto, mondo lirondo, pero intenso eso si; algo breve y memorable seguramente será perfecto. Estoy pensando en algo dulce y suave (no son bombones, aunque para después de regocijarme en mi regalo me caerían muy bien); algo natural y, la mera verdad, que cree hábito (tampoco son remedios caseros contra el estrés o el insomnio). O sea: quiero un regalo reincidente, reiterable, que se pueda dar y recibir varias, muchas veces y entre más se disfrute mejor sepa. Le voy a robar un beso a alguien... ¡Agárrense todos que ahí voy por mi regalo!



Foto, cortesía de:
http://media.photobucket.com/image/vintage%20picture%20kiss/tracy1_09/Kisses/herkiss.jpg

5 comentarios:

Hermes dijo...

y hasta Jesus estaria agradecido de vivir en el DF ;).... que mejor manera de disfrutar dia de reyes que haciendote tu propio regalo! Tk care, baee.

Viridiana / Hafiza dijo...

Vaya pues por su regalo del Día de Reyes... yo haré lo mismo... ¡Abajo la inoperancia! Te mando un besi de Reyes, aunque no sea el que esperas :), já.

The fool dijo...

Jajaja, pues ese después de todo es un buen remedio contra el estrés y el insomnio.
Feliz año!

Beatriz dijo...

¿Y qué tal se te dio el hurto?
Un beso y roba esos regalos todo el año.

lady axolotl dijo...

que buena idea!!!! unos besos ricos de algunos desconocidos estaría padre!