domingo, 6 de septiembre de 2009

El bigote sexy de Eugene Hütz: sobre Filth and Wisdom

Para mi grata sorpresa, Filth and Wisdom -el reciente debut de Madonna como directora- me pareció una película bastante divertida. Gran parte de la sorpresa se debió a que yo esperaba (quién sabe por qué artes) un documental sobre Gogol Bordello, excelente banda punk gitana de Nueva York. Y en lugar de eso me encontré la historia de cómo tres roommates en Londres se las arreglan para concretar la vida cotidiana. A.K (un Eugene Hütz tan fantástico que es fácil prendarse de él, ahhh) batalla por llevar a su banda -Gogol Bordello, go figure- al estrellato, pero paga las cuentas gracias a un trabajo de dominatrix; Holly (Holly Weston) es bailarina de ballet desempleada, por lo que termina trabajando el tubo en el antro Beechman's; y Juliette (Vicky McClure), un chica que dejó la comodidad de su familia millonaria, trabaja en la farmacia del malhablado indio Sardeep (Inder Manocha), secretamente enamorado de ella, mientras espera tener los medios para viajar al África y ahí combatir el hambre. A.K, Holly y Juliette comparten el piso de arriba en la casa del sombrío Christopher Flynn (Richard E. Grant), un reconocido poeta que después de quedar ciego dejó de escribir.

Tras las primeras secuencias de Filth and Wisdom -Holly matando salvajemente una cucaracha con su delicada zapatilla rosa; A.K enfundado en botas negras militares azotando a un pobre señor de lentes; A.K y Flynn hablando sobre las palabras, el amor y el talento- uno podría suponer que se trata de una película cruda e irónica: nada de eso. Madonna se va por las ramas y pinta una serie de viñetas más humorísticas que dramáticas en las que sus personajes siempre salen bien librados y, finalmente, consiguen lo que quieren en un desenlace demasiado feliz para una película con ese título. El gran acierto de Filth and Wisdom es A.K, personaje y narrador al mismo tiempo, cuyos continuos comentarios a cámara sobre la vida y otros asuntos mantienen la atención del espectador, le sacan una o dos buenas carcajadas y dotan a la película del encanto que tiene. A.K, cínicamente desparpajado y atractivamente carismático (atributos que no le debe a Madonna), tiro por viaje dice cosas del estilo: You know, in my country there is a saying: if you want to reach the sky, fuck a duck and learn to fly... Además la música de Gogol Bordello -que también puede escucharse en Everything is illuminated, esa cinta maravillosa de Liev Schreiber donde también aparece Eugene Hütz- siempre se agradece. Una buena película dominguera, gracias a la cual tengo un nuevo crush; como dice la revista Variety: Filth and Wisdom hace que un bigote de manubrio sea sexy...



El trailer es cortesía de queerscreen.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Alejandra dijo...

Gracias por la recomendación, creo que sin ella nunca le daría chance a Madonna, hubiera pensado que es tan mala directora como actriz. y ya ves, el tal cincolinks sí era una máquina... tenías razón.

nimbemon dijo...

Alex: Anónimo es la Matrix... ¿encarnada? Ay, ¡qué miedo!