jueves, 23 de abril de 2009

El top ten de la semana: 10 indicios que hablan mal de un blog

Se que no llevo mucho tiempo husmeando en la blogósfera, pero creo tener buen ojo para detectar ciertos elementos que hacen de un blog un tormento para la lectura, un peligro para la integridad y bienestar de quien lo escribe (y hasta de quien lo lee) o, de plano, un mero objeto de humor involuntario. Por eso me he animado a escribir este top ten con ejemplos obtenidos directamente de la red. Así que cualquier similitud con la realidad del cyberespacio es un efecto buscadísimo y no una mera coincidencia. Por cierto, no he editado los pasajes aquí expuestos para que guardaran ese sabor característico de lo... desafortunado, por ponerle solo un adjetivo.


1. Dar a tu blog el honroso y sugestivo título de Puta pero no tuya...

2.Publicar hartas fotos de tu anatomía sobre todo si eres menor de edad y vives en un país cuya legislación sobre pornografía infantil deja mucho que desear.

3. Describirse de tal manera que se ponga en duda tu sanidad mental y la de tus lectores: "Yo soy una LOCA, Y vos sos un DEMENTE".

4. Mutilar sin compasión alguna el lenguaje en un intento (infructuoso) por encontrar tu voz poética:

a vcz veo hacia el pasado

i kreo q tenia mas motivos

para vivir ants ......

xq sera k todavia t xtraño?

xq sera k no t olvido?

xq sera k todavia t am0

5. Culpar a Dios por haber inspirado unos versos como estos:

Estuve aquí,

de principio a fín.

De la inocencia infantil

viajé por el conocimiento

hasta el olvido senil.

Con lumbreras

crucé por tinieblas

hasta la luz

infinita y eterna.

Fuí sombra proyectada

por el sol radiante

hasta que llegó la noche

sobre estrellas brillantes.

Viví lo que viví

siendo lo que fuí.

Ahora aquí,

soy lo que soy

por la gracia de Dios.

Del nacimiento

a la muerte;

ESTUVE AQUÍ

6. Incluir las palabras absurda y cenicienta en la misma frase para describir el estado de ánimo de quien postea (combinación que, ahora me entero, es el título de una canción de Chenoa).

7. Incitar a la confrontación de género, aunque sea virtual, con declaraciones del tipo: “Evitemos las mentiras ESTAS DESPUES DE MI, yo soy su mujer !”.

8. Realizar un seguimiento detallado de las fotos de tu hijo o hija (o de sus primitos, para el caso) desde el vientre hasta los 10 años. No por nada algunos periodistas aleccionan histéricamente sobre el vínculo perverso entre internet, secuestro y tráfico de órganos.

9. Advertir a los potenciales seguidores que el contenido de tu blog no se caracteriza por su astucia ni ingenio, disuadiendo su lectura con aseveraciones como: “Si no puedes deslumbrar con tu sabiduría, desconcierta con gilipolleces”.

10. Escribir largos, largos textos, en letra chiquititita, que encima no incluyen su necesaria dosis de dibujitos ilustrativos (¿qué? ¿Qué a mi se me suelta la mano con mucha frecuencia?).

1 comentario:

The fool dijo...

jajaja... muy atinado pa'l manual de carroña bloggeril.
Yo nomás veo una 'k' en la redacción y huyo veloz...
Salud!