viernes, 19 de junio de 2009

El top ten de la semana: 10 argumentos contra Cabrona y Millonaria

Me acabo de topar con una joyita de lo asqueroso: el novísimo blog Cabrona y Millonaria de Adina Chelminsky. No he podido resistir la tentación de destrozarlo, comenzando por el hecho de que el nombre remite a otra joyita de lo asqueroso: Por qué los hombres aman a las cabronas de Sherry Argov. El blog Cabrona y Millonaria surge de un libro del mismo título y, por lo tanto, resulta una argucia mercadotécnica para promoverlo (lo cual, en un país con bajísimas tasas de lectura como el nuestro, finalmente no es tan terrible: algo se tiene que hacer para vender "literatura", aunque sea barata). Además de los recurrentes gazapos ortográficos y gramaticales -no me odien por ser una nazi de la corrección con un problema de dislexia-, mi objeción número uno con los posts de Chelminsky es... seguro ya lo adivinaron... ideológica. Mujeres como ella dan pauta para utilizar palabras como pseudofeminista, clasista y fresa.

1. Editar un blog es tarea que no debiera dejarse al arbitrio del corrector de ortografía de la computadora: es una obligación -incluso ética- si uno se dice escritor. Los
typos de Cabrona y Millonaria hacen pensar que la autora tiene 20 dedos en lugar de 10: mcuhas en lugar de "muchas"; puno en vez de "punto"; rezon por "razón". Releer y corregir un post ya publicado me parece un sagrado y saludable hábito de todo/a bloguero/a [1].

2. Abogar porque el empoderamiento de las mujeres resida en que seamos "cabronas" y encima "millonarias" me parece superficial, engañoso y hasta ofensivo. Si bien Chelminsky
está contra los estereotipos de las princesas de Disney, no es necesario transformarse en la versión femenina de Donald Trump o Carlos Slim (logro imposible para el 99% de las mujeres mexicanas) para tener un sentido de valía y dignidad.

3. Apelar por el alfabetismo financiero en un país con la desigualdad de México es, por decir lo menos, frívolo. Mejor sería exigir la implementación de políticas públicas con sentido de equidad, eficaces y eficientes, para que las necesidades básicas (salud, vivienda, educación, alimentación, trabajo) de una indignante mayoría de la población fueran cubiertas.

4. Decir que uno de los principales obstáculos hacia la libertad financiera de las mujeres es que
tropezamos varias veces con la misma piedra... tarjeta de crédito... me resulta un lugar común esencialmente machista. Según lo que interpreto al leer Cabrona y Millonaria, las mujeres estamos tan embobadas con los zapatos de Manolo Blahnik y las bolsas de Louis Vuitton que sobregiramos las tarjetas casi sin darnos cuenta. ¿Qué este problema no atañe a hombres, mujeres y quimeras por igual?

5. Supongo que resulta innecesario apuntar hacia el grado de clasismo que
Cabrona y Millonaria despliega en el punto anterior. Millones de mujeres en México ni tienen tarjeta de crédito ni se han calzado un par de zapatos carísimos porque su prioridad es la supervivencia diaria de sus familias.

6. Redefinir un término es una labor epistémica y heurística bastante espinosa (perdón por sonar tan académica). A veces, el resultado de esta operación no es del todo exitoso. Chelminsky nos ilustra al respecto:
Cabrona (adjetivo): Dícese de las mujeres que son directas, perseverantes y que luchan por lo que quieren hasta conseguirlo, sin pretextos ni justificaviones. Se aplica a las féminas asertivas, valientes y seguras de si mismas que son congruentes entre lo que piensan, dicen y hacen... Además de que la palabra fémina me parece infame, cabrón etimológicamente ha tenido una connotación de abyección, ruindad, mezquindad, vileza... ojetez para terminar pronto. No se qué de todo esto se puede vincular remotamente con la perseverancia o la valentía. Lo siento, pero yo no quiero ser la versión femenina del macho cabrío.

7. Equiparar dinero a bienestar sin mediación alguna me resulta una barbaridad. Chelminsky dice que una millonaria
mide su riqueza no sólo por la cantidad de pesos y centavos que tiene, sino también por la seguridad, libertad y, obviamente, el placer que el dinero le permitye tener. Llámenme utópica, ilusa o sufi: el dinero -bien lo saben Midas, el Chapo Guzmán, Gerry y Kate McCann (magnates padres de Maddy, la niña de tres años desaparecida en 2007) y hasta Jamal Malik de Slumdog Millionaire- trae más quebraderos de cabeza y corazón que satisfacción y sosiego.

8.
Regla # 1: Ama a tu dinero como a ti misma... sin comentarios.

9. Asumir que a una mujer le
cuesta trabajo ser cabrona por culpa, pena, miedo o inseguridad (entre otras razones) es abiertamente sexista y prejuicioso. Al declarar esto, Cabrona y Millonaria me hace pensar que algunos hombres (si no es que todos) están libres de remordimiento y vergüenza y son valientes y confiados de sí mismos: es decir, sus características innatas les permiten ser cabrones. ¿Qué tal si uno decide que no quiere ser cabrón o cabrona porque nomás no le interesa serlo? ¿O por puritita decencia, humildad y convicción?

10. Incluir a artistas de la talla de Britney Spears, Avril Lavigne, Beyonce y Jessica Simpson en la lista de las canciones para inspirar a la cabrona hecha o en proceso es risible. No hay un ápice de sensibilidad, intelecto o sutileza en ninguno de estos nombres. Bueno, qué se puede esperar de un blog titulado
Cabrona y Millonaria...

Para visitar el blog Cabrona y Millonaria de Adina Chelminsky, he aquí el link: http://cabronaymillonaria.blogspot.com/

Nota
1. Que quede asentado que ninguno de los dedazos en este escrito es mío. No por nada empleo horas y horas en la edición de mis textos. De algo tengo que jactarme, ¿no? Además, este texto fue reeditado el 23 de agosto de 2011: un dedazo mío fue corregido, un par de palabras modificadas e incluí el link al bló de Adina, nomás pa' que puedan revisar la fuente de la cual parte este Top Ten.

32 comentarios:

Adina Chelminsky dijo...

Estimada Montserrat:
Hola, me llamo Adina Chelminsky y como sabes soy la autora del libro y del blog Cabrona y Millonaria.
Buscando una sana plática te comento sobre los puntos que hiciste acerca de mi:
1.-Tienes razón, hay ciertos typos en el blog. Pecado mortal por estar aprendiendo a bloggear.
2.-El nombre del blog y del libro no remiten por casualidad a los libros de "Cabronas" de Argov y Hilts. Son de la misma colección y fueron escritos bajo la misma consigna, por lo que el título es similar.
3.-Lee el libro antes de opinar. No sólo la contraportada. Te darás cuenta de la implicación de Millonaria (que nada tiene que ver con Slim o con Trump), de definición completa de lo que ser Millonaria quiere decir...Y a fin de cuentas equiparar dinero con felicidad no es tan alejado de la realidad de la gente (salvo la que como tu vive del demostrar su superioridad por medio de términos altisonantes).
4.-En un país con las desigualdades sociales de México es un hecho que el alfabetismo financiero es un arma poderosísima para el crecimiento económico y la igualdad entre géneros. (No escribo lo que no sé, como tú..., llevo años investigando y trabajando en el tema de educación financiera).
5.-Te recomiendo que estudies las estadísticas de uso de tarjeta de crédito en México para que entiendas que el estereotipo de los gastos "ridículos" a crédito, no está alejado de la realidad, aun de mujeres que ganan poco.. Pero creo que para opinar sobre el verdadero objeto del libro deberías haber leído el libro. Algo que ya definimos no has hecho.
6.-Por lo visto eres una mujer muy inteligente, con muy buena ortografía pero, a fin de cuentas, bastante reprimida y con poquísimo sentido del humor.

Por último, me imagino que para ti es muy fácil esconderte bajo el anonimato de un blog. Me pregunto que haz hecho en la vida que te de el estatus moral para juzgar las publicaciones de otros (¿eres Nóbel o, por decir lo menos, algo más allá de mediocre?)

nimbemon dijo...

Adina: Gracias por visitar mi blog y comentar sobre el texto que escribí en referencia a Cabrona y Millonaria. Perdón por el caracter telegráfico de esta misiva, pero es solamente la transcripción de ciertos puntos que me surgen espontáneamente después de leer tu comentario:

- Es cierto: no he leido tu libro (ni siquiera la contraportada) y lo que escribí en mi texto solo está referido -única y directamente- a lo que has publicado en tu blog.
- Si revisas lo que he escrito en éste anteriormente, no soy nada afecta a los términos altisonantes y si he usado la palabra "cabrona" repetidas veces (o sus sinónimos) es porque ése es el nombre de tu blog.
- Si bien la educación financiera es un tópico importante (como cualquier otro tópico) me parece que palidece frente a otras necesidades más apremiantes en este país.
- El punto de mi texto yace en develar los presupuestos falogocéntricos (término acuñado por la Teoría de Género) detrás de tu discurso, presupuestos que, las más de las veces, todos utilizamos de forma inconsciente.
- No entiendo bien a bien a qué te refieres cuando dices que soy "reprimida" (¿podrías ahondar sobre el asunto?).
- Lo de tener poco sentido del humor no te lo concedo: mi blog es prueba de que hasta el humor se rompe en géneros. El mismo concepto de un Top Ten me parece, al menos a mi, humorístico.
- No creo que la mediocridad, el talento o la falta de éste sea directamente proporcional al número o prestigio de los reconocimientos recibidos. Huelga decir que no he recibido el premio Nóbel.
- Estoy estudiando un Doctorado en Antropología y me interesa la crítica cultural en su sentido más amplio. Esta área de especialización me faculta para comentar los presupuestos ideológicos de cualquier discurso -escrito o visual-, así como los complejos vínculos entre identidad y medios. Digamos que a eso me dedico.
- No me escudo tras el anonimato del ciberespacio: mi nombre completo aparece en mi perfil, el cual es total y completamente público.
Saludos, Montserrat Algarabel.

lady axolotl dijo...

¿@ue onda con Adina? Es evidente, -aclaración aparte y no necesaria aunque la autora se empeño en incluirla- que si su libro y su blog se llaman como se llaman... es porque están en la misma línea que el libro de "por que los hombres aman a las cabronas" o como sea que se llame... por cierto, no todo lo que se edita o se vende aunque sea best seller es bueno. Ahora bien, estoy de acuerdo con Adina en cuanto al alfabetismo financiero, sería sensacional si lo logramos! salvo que antes tenemos que hacer muuuuchas campañas de alfabetismo normal y educación de mayor calidad antes de llegar al dichoso "alfabetismo financiero" En mi caso particular, cuando decida "alfabetizarme financieramente" no será con el libro de las Cabronas, mejor compro libros de economía y finanzas, y seguramente serán varios, porque dudo mucho que sólo con uno logre esta misión que Adina por lo menos en su punto 4. describe casi casi, como la solución mágica a los problemas de las mexicanas.
Por otro lado, creo que debemos recomendar a Adina que estudie las estadísticas de los problemas más urgentes de las mexicanas, como lo son la violencia de género, la discriminación, el acoso, etc para despues poner en el orden justo el gravísimo problema al que se enfrentan este altísimo porcentaje de mujeres (me encantaría saber a propósito de esta "sana plática" el porcentaje de mujeres en México que tienen tarjeta de crédito) al efectuar gastos rídiculos. Ahora que si no encontrar graciosas las estúpidas premisas de libros como Cabronas millonarias y otros similares (porque eso es lo que es, ¿no? un libro similar al de "por que los hombres aman a las cabronas")si según Adina la represión se trata de no entender el sentido del humor de estos libros... entonces creo que habemos muchos reprimidos, o Adina tiene una percepción bastante aduladora de su propio sentido del humor.Ahhh y sería bueno que invitaramos a esta sana plática a Theodore Schulz y Arthur Lewis, ya que al parecer la srita Adina considera que solo un Nobel sería apropiado para juzgar su obra, ¿no? bueno estos para el aspecto económico de su libro para el literario, mmmm bueno a mi me gusta Elfriede Jelinek, ¿como ves?
Mmmmm Adina debería de saber que cuando un ESCRITOR publica un libro, cuento o lo que sea, este deja de ser suyo,y si a ella no le gusta recibir críticas a su "obra" mmmm mejor debería de no publicar...

nimbemon dijo...

Así es Lady Axolotl: me encantaría saber qué opina Doris Lessing de Cabrona y Millonaria...
Gracias por participar en esta "trifulca virtual" (¡¡¡cómo me gusta la palabra trifulca!!!). Saludos, n.

Moy dijo...

JAJAJAJAJAJA. La neta qué buena onda que Adina Chelminsky te haya dedicado tiempo para responderte, quisiera que algún autor hiciera lo mismo de mis posts (aunque generalmente escribo de temas muy personales).

Puedo entender que ella sea una eminencia en economía y finanzas, eso es digno de admiración... pero me da la impresión que tiene una visión un poco limitada de la realidad... tal vez sus experiencias en la vida se han limitado a lo que pasa en lugares como Santa Fe, Bosques de las Lomas y Polanco y probablemente escriba para personas de este sector social y está súper bien. No sé, digo, me encantan Las Lomas y Polanco pero también me jacto de conocer sobre lo que pasa más allá.

Tuve un sentimiento similar al tuyo, Montse cuando leí un librucho llamado "La Vida en el Reventón" de una tal Trixia Valle. Es horrible cuando personas parciales, mochas, reprimidas y prejuiciosas pretenden dar consejos sobre drogas, sexualidad y noviazgo a adolescentes y asumen que "cambiárán la vida de millones de jóvenes" (Entre tantas cosas dice, por ejemplo, que la gente homosexual está enferma y que los malvados gays buscan ligarse chavitos "bien" para convertirlos y hacerlos parte de su grupo y echarles a perder la vida). ¿Habrá leído mínimo a Kinsey?

Anyway, me encantó lo de "EStoy haciendo mi doctorado en Antropología..."

nimbemon dijo...

Así es Moy: creo que mi error al escribir sobre Cabrona y Millonaria fue no considerar que está dirigido a ese, digamos, 10% de la población que tiene los medios (dinero y conocimiento) para acceder al fabuloso mundo de las finanzas. Y si: también creo que esos librillos mochos sobre sexo, drogas y rock 'n roll son un horror... ¿Qué le pasa a los homófobos? ¿Qué no saben que vivimos en el S.XXI? Saludos, n.

Anónimo dijo...

La acusación que hace Chelminsky de "reprimida" a Nimbemon es poco acertada. La manera más fácil, aunque fallida, de defenderse de la crítica es el argumentum ad hominem --atacar a la persona. Nimbemon no lo hace; critica los argumentos de la Chelminsky, y lo hace bien, independientemente de si la faculta o no el tener un doctorado en Antropología. Igual es válido si lo hace alguien sin doctorado. Pero Nimbemon lo hace porque le interesan los temas de la cultura.
Por otro lado, a las cabronas les va de la tiznada porque creen encontrar en el ejercicio machín del poder la satisfacción de su ego. Allá ellas, ora sí que cadiquien...
Estamos también otras mujeres, a lo mejor hasta más cabronas --en el sentido de "bien chingonas"--; las que hemos encontrado el máximo placer en aprender a ser chidas en la cooperación con los demás, en lugar de competir con uñas y dientes, como si el mucho-dinero y la millonariez le incluyeran las delicias de la vida.
Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, dijo un señor. Aplica para la Chelminsky el parangón.
Salud a ambas

Hermes dijo...

Los argumentos de ambas son discutibles, excepto uno en que estoy completamente de acuerdo con Montserrat: Redefinir la palabra cabrona cuyo significado es obviamente denigrante a "féminas asertivas, valientes y seguras de si mismas que son congruentes entre lo que piensan, dicen y hacen" es medio suicida. Si explicara ese significado (estilo Octavio Paz con la chingada) seria otra onda. En fin, buen post. Bye

nimbemon dijo...

Anónimo: es verdad lo que dices. No es requisito indispensable estudiar un Doctorado en Antropología para comentar -y hasta destrozar- cualquier texto. Mencioné mis estudios solo para contextualizar el post: espero no se lea como pedantería de mi parte ni parezca una descalificación mía hacia personas con otras formaciones.
Hermes: una de las cosas que más me pudo con el blog de Chelminsky fue el uso y abuso de la palabra "cabrona". Gracias por los comentarios y saludos a ambos, n.

Beatriz dijo...

Si algo hay que agradecerles a libros como estos, es que permiten solventar la edición de otros libros menos afortunados en términos económicos pero mucho más lúcidos en ideas y contenidos. Yo por eso no reniego demasiado de estos best sellers "escritos bajo consigna" porque están enfocados a un público ansioso por buscar recetas fáciles o por sumergirse en proyecciones aspiracionales alejadas de su mundo real.
Me encanta la idea de que la propia autora te haya respondido, habla bien de ella en el sentido de buscar un diálogo pudiendo pasar de ello; finalmente, en sus propias palabras, ella es la exitosa y tú eres la mediocre. "mediocridad" a la que alude quizá basada en los parámetros de libros de autoayuda, en los mentados "coaching", en la idea de éxito medido con un mismo rasero impuesto desde la masculinidad y trasladado torpemente al "remedo de feminismo chic".
Podría o no estar de acuerdo con muchas cosas, la verdad no pienso leer el libro porque no tengo un Sanborns a cientos de kilómetros de mi ubicación actual y el Amazon está para cosas más urgentes; pero lo que sí no concibo es que dude de tu buen humor. De eso somos testigos los cientos de personas que nos hemos echado varias tardes de risas y diversión contigo. Eso sí que me dolió... el resto, puede discutirse pero aquí no concedo ningún margen de negociación.
Besos, mi querida anonimbemon.

nimbemon dijo...

Exacto Beatriz. Eso si que es inconcedible: dudar de mi refinadísimo y avasallador sentido del humor (juar, juar, juar). Y claro, para el estándar de la autoayuda califico perfectamente como loser, mediocre y hasta amargada. De hecho ya entendí (yo solita) porque Adina dice que soy reprimida: ¡porque no me atrevo a ser cabrona! Lo mejor de esta trifulca es que ha resultado en un post con haaaarrrttttoooosss comentarios...
besos, anonimbemon...

Adina Chelminsky dijo...

Montserrat, gracias por comentar sobre mi “comentario” (si ya sé que redunda, pero como sabes la gramática no se me da).



Cómo últimos puntos:

1.-El conocimiento financiero personal está considerado una de las armas indispensables para el desarrollo de los países, puede ser que no tan apremiente como la salud o la educación básica, pero no por eso tiene que dejarse a un lado o para después.

2.-Hoy en día el dinero trasciende cualquier teoría de género. Es más es una de las armas que más separa (o bien manejado más iguala) al hombre y a la mujer. Muchos problemas de violencia contra las mujeres (po rcitar uno) están basados en la falta de control que las mujeres tenemos sobre el dinero. Ese es justamente el objetivo del libro. Dar a las mujeres un punto de partida para empezar a tomar el control de su vida financiera y poder logara ser Millonarias (bajo el concepto que se maneja en la primera página del libro, que no has leído).

3.-Lo de reprimida, está mal. Me salió de las tripas. No te conozco. No sé quien eres ni como eres. Por lo menos no cometí ningún typo al escribirlo. Te pido una disculpa.

4.-Lo que si avalo y respaldo es el uso de la palabra “mediocre” al referirme a tu comentario. No porque no tengas un Nobel (yo tampoco) o por la cantidad de reconocimientos (yo tampoco tengo tantos) sino por algo mucho más simple y evidente. Cuando dices, en tu comentario original, que “eres Nazi para la ortografía” ¿A qué te refieres? ¿A qué eres capaz de matar, torturar y exterminar a la gente que se equivoca al escribir? ¿Te refieres a mi religión? ¿Cómo puede ser que una mujer del siglo XXI (y haciendo trabajo doctoral en antropología, ni mas ni menos) confunda la peor barbarie humana con el simple (y correcto) uso de la palabra escrita? ¿Era un comentario que pretendía amedrentar, humillar o es ese el sentido del humor al que te refieres????



Lo que si te concedo es que definitivamente eres frontal y directa.



Saludos,

PD: Para el resto de los comentarios. Sólo un detalle: El principal objetivo del libro es mezclar el humor con las finanzas personales porque es FALSO que la gente adquiera conocimientos financieros de libros teóricos de economía y finanzas (que para la mayor parte de las personas son demasiado áridos y técnicos). El poder dar a las finanzas personales un toque diferente las hace accesibles... y definitivamente no sólo para la gente de Santa Fe o las Lomas

nimbemon dijo...

Adina: Me da gusto que hayamos discutido nuestros puntos de vista a través de esta "trifulca" virtual. Te mando mis últimos puntos para redondear la reflexión:

-Es verdad que una posible herramienta para el empoderamiento femenino es el correcto empleo del dinero. El problema es que las mujeres que sufren abuso doméstico necesitan mucho más que dinero para salir de una relación codependiente y violenta. La opresión y la desigualdad de género son fenómenos sociales, culturales, históricos e idelógicos complejos en los que inciden infinidad de variables. Yo creo que el dinero, per se, no trasciende ninguna teoría, sino que es una variable de estudio más para las distintas áreas del conocimiento, incluida la Teoría de Género.
- La lectura de textos es un proceso polisémico en el que las intenciones de quien escribe (que el lector generalmente ignora) nunca están directamente relacionadas a las interpretaciones de quien lee: Beauty lies in the eye of the beholder, por lo que encontrar belleza, humor o escarnio en un texto es construcción de cada lector, en función de sus propios marcos de sentido.
- Mi uso de la palabra "nazi" no está vinculado al antisemitismo porque este término originalmente se emplea para denominar un sistema político totalitatario de corte nacional socialista. En este sentido, uso "nazi" como "totalitario", no como antisemita. Mi alusión a esta palabra está hecha desde la ironía y el humor y también es algo así como un chiste local en este blog (como dije antes, el humor se rompe en géneros y, me parece, tu y yo tenemos muy distintos gustos en cuanto a éste). Lamento que hayas tomado la ironía como humillación. Ciertamente, esa no fue mi intención.
Saludos, M.

Anónimo dijo...

Salamu'aleykum Nimbemon y shalom para usted estimada Adina Chelminsky:
Soy lectora de este blog y lo único que puedo mencionar, retomando el relativismo cultural que tanto aprecio, es que tanto la una como la otra se encuentran viviendo distintas realidades y escriben desde la historia misma que les ha correspondido vivir. Así que sólo nos corresponde "disfrutar" del encuentro de la diversidad, y agradecer que existan textos como los de ustedes que, claro está, "venden" o "compran" bajo sus ideas a distintos públicos.
Saludos sinceros.
Ashki

el_vigia dijo...

Unos puntos a destacar:

1. Esta chica confunde el medio con el fin, equiparar el dinero con la felicidad es tan falaz como equiparar el caminar con el movimiento.

Este tipo de textos siempre parten de presupuestos que se dan como absolutamente válidos sin ningún tipo de crítica o análisis serio:

"Equiparar dinero a la felicidad no está tan alejado de la realidad de la gente". ¿Tons los pobres budistas del Tibet son las personas más infelices de la tierra? ¿La madre Teresa, Gandhi, eran unos infelices mediocres?

Ya Aristóteles criticaba que la felicidad no puede residir en algo tan endeble y cambiante como la posesión de riquezas. En tanto que mientras tengas dinero eres feliz, cuando no lo tengas -y mucha gente ha quedado en la calle con la reciente crisis- serás un desgraciado.

2. "Muchos problemas de violencia contra las mujeres están basados en la falta de control que las mujeres tenemos sobre el dinero".

Esto es otra falacia, existen miles de mujeres que ni siquiera reciben un sueldo como para decir que la violencia se genera por su falta de control sobre el dinero.

¿Osea que hay que decirles a la mujeres talibanes que su problema de violencia era simplemente de auto control financiero? Si acaso el libro puede referirse a un sector reducido de mujeres que son economicamente activas. Y aún así la desigualdad económica es consecuencia de una desigualdad de género, no al revés.

Si las mujeres tiene sueldos peor pagados es por el control y poder de la sociedad masculina, así que decirle a una mujer que todo se resuelve teniendo más control sobre sus gastos es como decirle a un hambriento que su problema se resuelve amputándole medio estómago.

3. El alfabetismo financiero es otra falacia más, pues parte de las teorías neoliberales de Friedman, Hayek, Drucker, que responsabilizan de la mala situación económica no a los gobiernos, sino a los individuos. Además eso implicaría que todos fueramos considerados agentes financieros y reducir la existencia a simples movimientos bursatiles.

Nuevamanete, esto es parecido a los programas de TV que ofrecen recetas de comida muy chic cuando casi un 90% de la población a veces y tiene lo indispensable para comer. ¿Cómo vas a dar educación financiera a los Tarahumaras? ¿Los millones de pobres que existen es porque son unos analfabetos financieros?

4. Todo este tipo de libros son como los programas de Mariano Osorio: tienen un público al cual se dirigen. Gente con vidas monótonas, grises y atrapadas en el consumismo y la lucha por la movilidad social.Un público que se identifica con sus presupuestos precisamente porque su vida se basa en esos presupuestos. Es como un círculo vicioso: la gente "cree" -porque los medios de comunicación y libros como éste les hacen creer- que el dinero da la felicidad, y llega alguien y te da "recetas" para cuidar tu dinero y hacerlo rendir, y te lo pinta bonito con estadísticas de tarjetas de credito e historias "exitosas" de cuidado financiero.

¿Pero y las mujeres que no saben ni siquiera lo que es una tarjeta de crédito?

Hay otra cosa que la "autora" también sólo da por supuesta pero que ni siquiera le interesa investigar a fondo: ¿Por qué algunas mujeres -porque igual no son todas- son compradoras compulsivas? ¿No habría que tomar en cuenta los factores de la lucha por el reconocimiento social? ¿No habría que tomar en cuenta los modelos de lo "femino" que miles de mujeres se afanan en alcanzar?

La misma "autora" da sus ejemplos: Britney Spears, Beyonce, etc.. ¿Y estos modelos no habría que ver si refuerzan el dominio masculino sobre la mujer?

el_vigia dijo...

5. A final de cuentas este tipo de libros sólo refuerzan la misma dominación de las mujeres. No les ofrecen ningún otro tipo de alternativas a su mundo, sino sólo aprender a aceptar y adaptarse a este mundo machista, falocéntrico, banal, superficial y consumista.

Sor Juana Inés de la Cruz y Simone de Beauvoir deben estar revolcándose en sus tumbas porque sus estupendos análisis sobre lo femenino y la liberación femenina han sido superados por alguien que descubrió el hilo negro de que todo se resulve con auto control financiero.

6. Tampoco he leído el libro ni pienso leerlo. Con premisas tan simplistas no tiene caso gastar dinero en algo que pudiera "invertir" de mejor manera. Pero le auguro éxito, ya que si Britney Spears por sus berridos vende millones de discos, que podemos esperar de un libro que la pone como canón estético.

7. Te felicito por la música, soy fans de Morrisey.. ;-)

nimbemon dijo...

Oiga Vigía: gracias por sus puntos. Son demoledores y estoy 100% de acuerdo con usted. Qué maravilla que este post haya provocado un alud de opiniones.
PD Si hicieran un Celebrity Death Match entre Britney Spears y Morrissey, seguro ganaba el buen Mozz...

The fool dijo...

- Llego tarde a la polémica.
No importa, vamos directo a los trancazos. Creo que es una reverenda PENDEJADA equiparar una cabrona con una persona valiente, alguien confundió la gimnasia con la magnesia pq una cosa es ser ojete y otra muy distinta ser decidida.

- 'Y a fin de cuentas equiparar dinero con felicidad no es tan alejado de la realidad de la gente' ... pa' pronto, tiene idea la autora de lo que es la felicidad y que a pesar de la subjetividad del término ligar su consecusión a un bien material es una falacia?

- Aofabetismo financiero e igualdad de géneros... no pues eso sí está cabronamente contradictorio pq la premisa de que las mujeres incurren en mayores gastos sunturios es un lastre de género, precisamente.

- Supongo que la autora tampoco te ha leído, sino, no diría que careces de sentido del humor o que eres reprimida... qué tenía que hacer el término represión en su comentario, ¿Es el nuevo insulto fresa en lugar de naco?

- Ora resulta que sólo los ganadores del Nóbel pueden criticar publicaciones, pq sólo dicho premio te saca de la *mediocridad*... NO MAMES!!!... y dónde está el supuesto 'anonimato' de tu blog que, dicho sea de paso, cuenta con tu nombre y apellido.

Increíble, aplauso de pie para la autora del desechable 'Cabrona y millonaria' Nos demuestra que no hay que ser muy cerebral para publicar y mucho menos para una réplica.

Salud!

Alejandra dijo...

Para Adina Chelminsky,
Pobre de ti, mujer, caíste en la guarida del lobo y no sólo ofendiste a la bloguera sino a sus lectores... la mayoría, como habrás notado, humanistas, pensadores, informados, críticos, anti-mainstream, espíritus sensibles que no resistieron la tentación de destrozar tu propuesta.
Creo que tienes razón al percibir cuánto la gente actualmente prefiere "comprar"(a crédito) su felicidad antes que cultivarla... si precisamente la crisis mundial que vivimos es un reflejo del sistema que promovió ad nauseum la felicidad crediticia. Pero abanderar la educación financiera es ponerle una curita a la gangrena; es perder de vista que el sistema financiero está basado en la exclusión de millones (aunque estén informados y conozcan sus secretos!!); es creer ingenuamente que la verdad nos hará libres... y Adina, la verdad no está en los mecanismos del sistema financiero sino en las injusticias sobre las que funciona. Lo demás ya lo han dicho los otros comentarios.
Supongo que tu intención fue buena (menos lo de llamar a mi amiga reprimida y nazi, no hay nada más alejado de la realidad...), y puedes sentirte contenta de haber levantado tales olas... pero lo dicho, caíste en el blog menos confortable para ti.
Esta es una invitación para que la próxima vez que escribas, recuerdes que hay un mundo enorme atento a lo que dices, sensible a tus declaraciones y dispuesto a defender sus ideas; ojalá que esta experiencia te endurezca y te sensibilice a la vez, que profundice tu mirada y tu análisis sobre las cosas y te permita seguir discutiendo con gente -como hasta ahora- abierta y, aunque dura y directa, con argumentos.
La propuesta para tu próxima publicación: "Humilde y regañada, o de cómo la autocrítica nos llevará a un mejor mañana"!!!!!
saludos!
Alejandra Isibasi.

nimbemon dijo...

The fool: Gracias por unirte a la "trifulca": nunca es tarde para un agarrón virtual. El extremo énfasis en las bondades del mentado alfabetismo financiero me pone muy mal... y el escondido tono machista en el discurso de Chelmisnky... me pone peor!!!
Alejandra: Me encanto lo de Humilde y Regañada... besotes, n.

Anónimo dijo...

hola adina
me llamo adriana te vi en el prgrama las netas divinas y me encanto tu libro tienes toda larazon ha y recuera las criticas constructivas nos mejoran cada dia toma lo bueno ya k nos enrikese y lo malo solo es envidia .

nimbemon dijo...

anónimo: este no es el blog de adina... sino de nimbemon.
para leer el blog de adina visita:
http://cabronaymillonaria.blogspot.com

Anónimo dijo...

AAAhhhhh??? ¿El comentario de un tal Anónimo (que escribió)29.6.09? ¿Acaso es un palero? Yo creo que sí.

Roberto Morán dijo...

¿Por qué no que promover el alfabetismo financiero ahora sino hasta después de que se hayan cubierto necesidades más apremiantes? ¿O sea que debemos seguir dándole nuestro dinero a Slim y a los bancos porque hay pobres en México? No entiendo por qué hay que dejar para después la educación financiera. Lean. De verdad. Lean sin prejuicios. La que dice que no cree que le sirva el libro de Adina, sin siquiera asomarse a verlo, asegura que algún día buscará alfabetizarse financieramente, y que lo hará con libros serios de finanzas y economía. Allá ella, ella se lo pierde. Que sus libros serios de finanzas, de Shumpeter, Marx y Adam Smith le ayuden a usar mejor la tarjeta de crédito. ¿Por qué tanta visión de los vencidos entre tanto internauta? Basta ya de hacernos que somos pobres y víctimas, cuando en realidad pertenecemos a los privilegiados. Esa es una pose para que no nos señalen a la hora de que venga la maravillosa revolución proletaria. Lean, ya, por favor

nimbemon dijo...

Roberto: independientemente de que se fomente o no el alfabetismo financiero y de que se haga antes o después de que se combatan lo que a muchos nos parecen otras necesidades más apremiantes, asumir que algunas de las opiniones aquí vertidas son "una pose para que no nos señalen a la hora de que venga la maravillosa revolución proletaria" me parece un comentario bastante hipotético y sin fundamento alguno. ¿Cómo saber con tal certeza las intenciones verdaderas o la situación económica de alguien a partir de lo que escribe? Me parece que la crítica debiera centrarse en discutir ideas, no en descalificar a quienes las sostienen con base en lo que pueda intuirse como su postura política. Además, después de seguir el blog de Adina durante varios meses no encuentro razones para leer su libro cuando deseo leer muchas otras cosas que, a mi parecer, son más enriquecedoras (aunque tal vez no me dejen nada materialmente hablando).
Un saludo, n.

Karla Bayly dijo...

Estimada Montserrat,

Me confieso enemiga de vertir opiniones sin fundamento. Así que tratando de entender la posición desde la cual criticas el trabajo de Adina Chelminsky encontré un interesante estudio que publicaste en Diciembre del 2007 a solicitud de la CONAPRED y que recomiendo para todos tus lectores:
“ LOS EFECTOS DE LA DISCRIMINACIÓN POR EDAD EN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS ADULTOS MAYORES Y SUS CONSECUENCIAS EN LA CONSOLIDACIÓN DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA EN MÉXICO ”

Tu trabajo es bastante completo y quiero rescatar las siguientes ideas:
-Los adultos mayores en México viven en situación de desventaja
-Las políticas públicas de México no garantizan una vejez tranquila a su población
-Las mujeres estamos aún en mayor desventaja debido a la inequidad de género en cuanto a preparación académica, nuestra propensión a vivir más tiempo y otros aspectos culturales.

Concluyes con algunas propuestas en cuestión de políticas públicas sin embargo (te cito textualmente pag.93) "proclamar las leyes es una cosa y otra muy distinta es lograr que éstas se hagan cumplir"

Ahora bien, bajo la luz de tu estudio ¿no deberia cada uno de nosotros tomar su parte de responsabilidad para evitar en el futuro ser parte de un grupo vulnerable?

Aquí es donde rescato el trabajo de Adina. Como catedrática e investigadora quizá no compartas el lenguaje que Adina utiliza en su texto, pero también sabes que somos un mínimo (muy mínimo) el porcentaje de mujeres en México que hemos tenido la fortuna de acceder a un nivel de educación superior y que tenemos acceso a libros "más serios y enriquecedores"

¿Cómo ayudarías tú, Montserrat a todas esas mujeres destinadas a convertirse en objeto de tu estudio para evitar serlo? ¿Poniendo en sus manos ejemplares de Economía Avanzada o proporcionándoles información de acceso sencillo que las haga conscientes de su parte de responsabilidad para educarse financieramente?

La pirámide de Maslow habla de necesidades básicas (casa, alimento, vestido) ¿no es el dinero lo que ayuda a satisfacer esas necesidades básicas?

No juzguemos ni descalifiquemos el trabajo de los demás sin ponerlo en contexto.

Creo que mientras en tu investigación abarcas de manera sobresaliente los "ques", "Cabrona y Millonaria" se enfoca en los "comos" Desde mi punto de vista, ambos trabajos se complementan y crean sinergias bastante intesesantes.

Me despido no sin antes decirte que espero cuentes con más trabajo sobre esta línea la cual seguramente nos ayudará a continuar construyendo a los que trabajamos por una educación financiera en nuestro país.

Saludos,

Alejandra dijo...

wow. Montse, ahora sí se te puso color de hormiga... Karla Bayly evidentemente sabe leer, escribir, y opinar con criterio y ha desarmado nuestra pequeño linchamiento virtual a Adina, ¡¡con tu propia investigación!!
Antes que nada, gracias a Karla por elevar el nivel de discusión.
Por otro lado, según recuerdo, lo que se reprochaba a Adina era la terminología con que vendía la educación financiera. El reproche versaba sobre haber sintetizado y vulgarizado la tranza ya secular que la mayoría hemos padecido: en efecto, para ser millonario, hay que ser un cabrón... y disponer de información.
Pero la información (esa que hace a los millonarios, millonarios) no proviene solamente de haber sido educados en finanzas!! En realidad proviene de información desleal, a la que sólo una mini-minoría tiene acceso, como las decisiones de gobierno, los futuros golpes de estado, las futuras nacionalizaciones (¿no así se enriquecieron sólo algunos en México a principios de los ochenta?), los megaproyectos en infraestructura (si compras tal terrenito en tal lugar te va a ir muy bien porque allí piensan hacer un mall o una presa o una autopista...).
La información verdaderamente útil para los negocios no viene en libros, ni se difunde (por definición!!).
Así que el reproche a Adina era el de ingenua o tomarnos por ingenuos.
Por lo demás se le agradece los tips que proporcione sobre el manejo de las tarjetas de crédito,y cuentas bancarias... aunque no quede demostrado que sean éstos (por encima de un Estado de derecho y una regulación bancaria real) los que nos vayan a sacar de pobres, marxistas, idealistas, linchadores de ideas modernizadoras, incrédulos y ciegos a las bondades de conocer un sistema que por lo demás -no nos hagamos- conocemos lo suficiente como para criticar.
saludos a todos.

Anónimo dijo...

Elia Gonzàlez

Hola Monserrat

Es la primer vez que entro a tu blog, y lo encontre por casualidad, buscando el libro de Adina Cabrona y Millonaria, hoy me lo mostro una amiga que tiene una estetica, y me parecio interesante la forma de dar opciones para mejorar la economia personal, creo que despues de leer todos los comentarios en este blog, difiero en todo, he leido el libro y quizas en titulo no sea lo màs sugerido o correcto como muchas mujeres lo puedan creer, pero ami en lo personal si me ha gustado y lo pienso recomendar con mis amigas, sabes hay una parte donde dice sea cual sea tu situaciòn econòmica tu puedes logra un mejor futuro etc. todo va en la educaciòn del ahorro, en Mèxico no solo no hay cultura financiera, vamos que seria mucho decir.no hay cultura del ahorro en ninguna edad en tu vida. sabes que bueno que haya este tipo de espacios para poder hablar de temas como el dinero en la vida de las mujeres. los problemas de familia siempre se dan por falta de dinero y la que siempre tiene que cuidar la economia es la mujer.por ese motivo me gusta el libro y me gusta leer todo tipo de libros aunque para ti sea literatura barata. que dicho sea de paso esta en un lenguaje bastante digerible a las que no somos tan letradas como tu. Saludos Adina y Felicidades. de todo tipo de lectura siempre se aprende algo nuevo. mi correo gelzsantana@hotmail.com

Anónimo dijo...

*yo no tengo doctorado, ni premios novels, no critiques3 o 4 años de este blog y aqui estoy dando mi punto d vista
.....Porque tanta critica sobre este libro? Si bien tiene muchos consejos q pueden seguir para llegar a tener libertad financiera, muchas mujeres se quejan de ser maltratadas, humilladas, o simplemente ignoradas por el marido encuestion de dinero . .
Cosa q aparentemente no tiene nada q ver con el bendito dinero pero la verdad tiene todo q ver.... A estas alturas d la Vida cualquier Mujer, señorita o niña tiene el deber de enseñarse a manejar el dinero xq todo se maneja con dinero! Aunq digan Que el dinero no compra la felicidad, por favor mujeres no sean ignorantes instruyanse, lean, no se hagan victimas solo por ser mujeres, hoy en Mexico 6 mujeres de cada 10 tiene estudios, y al mismo tiempo trabaja, cosa que le vendria bien leer como ser cabrona y millonaria, Asi no tendria que atenerse a que Su marido le de o le quite lo que Ella quiera.... Ser cabrona significa ser independiente, tener el control de tu vida, no dejar que alguien t diga como hacerlo, ser millonaria es permitirte vivir sin ataduras d pobreza, sin ir qujandote de q no tienes dinero, ... En lo personal el libro fue la puerta ala libertad, ahora tngo negocio, tengo lo q yo kiero sin la nececidad de esperar q mi marido llegue a pagar mi cuenta de telefono... Chicas se puede solo basta con no conformarnos con ser el sexo debil, sean cabronas y millonarias!!

chivitaleo dijo...

Pues a mí me gusta todo lo que lleve en su título CABRONA jajajajajaa lean también TODAS BRUJAS DE ANA VON REBEUR ME LO GOZO, pues a las que son muy buenitas les caerá como patada al hígado pero igual me lo gozo nada más. Ahí que se maten las que sepan de literatura y las que sepan de marketing.

SILVANA AGUILAR ALVARADO dijo...

Por último, déjense de mariconadas. Las cabronas y brujas las habemos. Yo creoq ue somos mujeres hechas y derechas, lo suficientemente independientes como para andar todavía depediendo de la opinión de los demás! todas hagan lo que se les venga en gana y dejen de joderse las unas a las otras jajajajaja yo al menos si fuera Adina, me paso todos los comentarios por abajo jajajajaj

Celia Barajas Rodriguez dijo...

Si bien es cierto en México existen muchos problemas sociales, y uno de ellos es la cultura financiera, en México no tenemos en general el hábito de ahorrar, todo lo conpramos a crédito y la mayoría tenemos que comprar casas de juguete que quedan a 2 o 3 horas de nuestros trabajos y endeudarnos por 30, por míseros 200,000.00 pesos que te presta infonavit, bueno después de desahogarme un poco creo que la intención de Adina no es que seamos burguesitos, si no qué seamos más consientes de en que gastamos el dinero que con tanto esfuerzo ganamos, así sean 50 pesos lo que te sobra en la semana guardalo, de algo servirá que en lugar de tomatarte la tercer cerveza lo metas al cochinito