sábado, 27 de junio de 2009

Hay de madrastras a madrastras: sobre A tale of two sisters y The Uninvited

En mi búsqueda por emociones fuertes -sin efectos secundarios aparentes- procuro ver películas de terror con frecuencia. Y eso que yo, como el niño de Sexto sentido, he visto gente muerta o meros fantasmas, si así prefieren llamarlos. El problema es que las cintas del género casi siempre me desilusionan. Las que he visto recientemente me han parecido un compedio de aparatosidad, lugares comunes reinterpretados -según dicen- y mucho dinero empleado en efectos especiales, pero eso si: ningún escalofrío. Ahí les va una pequeña lista: Queen of the Damned (Michael Rymer, 2002), con todo y vampiros legítimos; la infamemente mala y tan gratuita que da coraje The Strangers (Bryan Bertino, 2008); la espinosa y visceral Splinter (Toby Wilkins, 2008); y The Unborn (David S. Goyer, 2009), con todo y Gary Oldman haciéndola de rabino exorcista. Hasta la sueca Let the right one in (Tomas Alfredson, 2008) no se me hizo tan excelente como me la pintaron. Cuando me enteré que una de las películas coreanas de miedo que, según yo, hace honor al género, ya tenía remake gringo, ni tarda ni perezosa la baje de internet. Que burra, porque nomás hice entripado y terminé volviendo a ver la original...

A tale of two sisters
(Ji-woon Kim, Corea del Sur, 2003) es una de las pocas películas de terror que deveras me han dado miedito. Además, como su nombre lo indica, es una tremenda historia de amor y lealtad entre dos hermanas. La versión americana de ésta, The Uninvited (Charles y Thomas Guard, 2009), a estrenarse en México en julio de este año, hace de la trama coreana un mal thriller de fantasmas, introduce hartos elementos que ni al caso y termina con una vuelta de tuerca demasiado dramática y efectista. Ya lo se: quien me manda a ver remakes. No creo que todo remake palidezca frente al original, ni que inevitablemente sea peor a comparación de la cinta que le dio fundamento, pero The Uninvited frente a A tale of two sisters equivale a comparar esa copia al carbón que quiso hacer Van Sant con el Psycho de Hitchcock... aunque por las razones totalmente opuestas. Si el problema que yo creo tiene la versión de Psycho de Van Sant es haber querido imitar, escena por escena, casi toma por toma, el original de Hitchcock, mis objeciones con The Uninvited se articulan alrededor de lo contrario: los hermanos Guard le metieron tanto de su cosecha a la cinta de Kim (y, sobre todo, en detrimento de su esencia fundamental) que la dejaron casi irreconocible.

¿Qué comparten A tale of two sisters y The Uninvited? Dos hermanas que, tras la muerte de su madre, regresan a casa de su padre para encontrarse con su muy malvada madrastra. Lo demás no se los cuento para no agüarles la diversión, aunque si puedo apuntar hacia ciertas diferencias críticas entre ambas cintas. El tono de A tale of two sisters es en verdad tétrico aunque extrañamente bello gracias a los motivos florales que aparecen recurrentemente en la puesta en escena y el vestuario. The Uninvited es luminosa: nos recuerda una y otra vez que estamos en una hermosa masión de Nueva Inglaterra a orillas de un plácido lago y, para darle un toque sombrío, invoca a la infalible noche tormentosa. La relación entre las hermanas Soo-mi (Su-jeong Lim) y Soo-yeon (Geun-yeong Moon) nada tiene que ver con las hermanas gringas, Anna (Emily Browning) y Alex (Arielle Kebbel): la primera es sutil y entrañable, mientras que la segunda es demasiado estereotípica, ajustada a la fórmula "hermana grande reventada vs hermana pequeña madura". Eun-joo (Jung-ah Yum), la madrastra coreana, es perversa como ella sola y vaya que hace palidecer a Rachel (Elizabeth Banks), su victimizada contraparte americana. La película de los hermanos Guard incluye una serie de personajes y situaciones que no están presentes en la cinta coreana: el interés amoroso de Anna, Matt (Jesse Moss), quien además resulta ser un testigo de lo que en verdad ocurrió; los fantasmitas de los niños Wright que dan pie a la subtrama detectivesca y hasta un digno representante de la ley y el orden: el Sheriff Emery (Kevin McNulty), quien pone a la loca de Anna en su lugar tras su fuga automovilística. En este sentido, la cinta de Kim economiza recursos narrativos y, con solo cuatro personajes principales, ahonda en la relación entre éstos y explota efectivamente sus fobias y culpas. Finalmente, la escena de la cena en A tale of two sisters es terrorífica, mientras que su homónima en The Uninvited no pasa de ser una dinner-party gone a little bad.

Si quieren ver ambas películas, ciertamente recomendaría ver primero la magnífica
A tale of two sisters (aunque los últimos 20 minutos sean difíciles de entender, lynchescamente hablando) y dejar para después The Uninvited. A mi me entretuvo bastante, como si se tratara de dos ilustraciones similares, descubrir todas las diferencias.


6 comentarios:

Hermes dijo...

estaba pensando que era mejor ver uninvited primero para no comparar, pero por ese motivo mejor veo primero a tale... gracias por la recomendacion, baee ;)

Diana dijo...

La segunda ya la ví y ahora tengo una imperiosa necesidad de ver la primera. Creo que la reseña surtió efecto.

Moy dijo...

Órale... pues en algún momento vi anunciada la versión coreana y nunca la pude ver, ya me acordé que quiero verla... ojalá la encuentre por ahí. JAJAJA

The fool dijo...

Vi A tale of... hace algunos años y me gusto mucho, sangre y familia combinan bien. Uninvited no me llamaba mucho la atención pq a los remakes norteamericanos suele faltarles una pizca de emm... huevos.
Coincido contigo, en las escenas terroríficas apenas y se ponen un poquitín malos.
Y naaada que ver, pero MUERO por ver un fantasma...

Hugo "POke" Juárez dijo...

WOW, es de los post tuyos con los que más me he identificado.

Sinceramente, "A Tale of two sisters" es una de mis películas favoritas EVER, me gustó mucho desde que la vi.

No he visto el "remake" gringo. Supe que lo harían, pero desde que leí la noticia decidí borrarla de mi mente y no seguirle la pista jamás (sí, tengo una cosa contra los remakes gringos en general...).

Ahora me entero gracias a ti que efectivamente la hicieron y hasta ya la pudiste bajar. Seguro la veré en algún Pullman de Morelos cuando vaya a Acapulco. Esperaré pacientemente.

Pero en lo que más coincidí contigo es que no encuento pelis así, buenas, que me asusten, por más que las busco. Me he asustado más con ciertos videojuegos. A ver si me recomiendas unas pelis que sí por lo menos te hagan hecho sentir feíto a veces, igual y esas me pueden latir a mí...

nimbemon dijo...

Hermes y Diana: Me da gusto que la reseña les haya sido útil :)

Moy: la coreana es buenísima! Seguro esta en Blockbuster o puedes piratearla de internet.

The Fool: pues si: I have seen dead people... y ahora ya no me ocurre con la frecuencia de antes. Casi siempre sucede cuando me estoy quedando dormida o cuando estoy despertando. Aunque una vez estando despierta clarititito vi como alguien entraba a mi cuarto... y no era mi ex, ja!!!

Hugo: Híjole... pelis de miedo que si den miedo... hay una de Polanski que es más bien de suspenso pero como que si se pone intensa: The Tenant. Y pues El resplandor me da miedo y El imperio de Lynch me dió tanto miedo que no pude terminar de verla...